Historia

50 años de ideas, pasión, fiabilidad y compromiso

Ipea fue fundada en 1972 por Armando Veggetti junto con su esposa Adriana con el objetivo de fabricar muebles tapizados. Para Armando Veggetti, propietario de Irpa (empresa de fornituras para sillones y sofás) desde 1961, fue una intuición ganadora.

En pocos años, Marco y Alberto contribuyeron al fuerte desarrollo de Ipea también en el mercado europeo, anticipándose a menudo a las tendencias.

A finales de la década de 1990, la empresa se centró en la producción de pies y armazones metálicos para sillones, sofás y accesorios de decoración, un sector en el que rápidamente se hizo con una posición importante en el mercado.

En los mismos años se inicia la expansión comercial con la apertura de la sucursal de Apulia y de filiales en el extranjero para garantizar un servicio esmerado y rápido en los principales centros europeos de producción de muebles.

En la década de 2000, el departamento de Investigación y Desarrollo se formó dentro de Ipea a partir de la necesidad de proporcionar al cliente la máxima profesionalidad y asistencia en cada fase del trabajo, siendo hoy un punto de referencia para los productos personalizados.

En la década de 2010, Cuoium, una empresa histórica dedicada a la producción y el comercio de cuero para tapicería, se unió al Grupo Ipea. En la misma década se constituyeron otras dos empresas, que conservaron su personal y se convirtieron en las operaciones de Ipea en Padua y Forlì.

En la actualidad, Ipea se presenta como una sólida empresa de fabricación capaz de ofrecer a sus clientes la máxima profesionalidad y asistencia en todas las fases del trabajo.

De cara al futuro, Ipea, gracias a la pasión de sus colaboradores, el corazón palpitante de la empresa, y al compromiso constante de la familia Veggetti, que sigue estando fuertemente presente en el seno del grupo, aspira a seguir creciendo sin dejar de ser fiel a los valores y principios impartidos por sus fundadores.